10 buenas prácticas a tener en cuenta a la hora de elaborar tu CV

900 100 957 | 619 926 324

 

10 buenas prácticas a tener en cuenta a la hora de elaborar tu CV

COMPARTIR
 
 
Valora este artículo
(0 votos)
Escrito por Martes, 28 Junio 2016 13:57
Categoría: Empleo

¿Buscas trabajo y necesitas redactar un currículo que te ayude a mostrarte a los potenciales empleadores? ¡Ojo! debes tener en cuenta los siguientes factores si no quieres que vaya directamente al montón de descartados.

Antes de afrontar la creación de un Curriculum Vitae, debes tener claro qué tipo de profesional eres y cómo quieres trasmitir esa información. Puedes crearlo de forma sencilla, con plantillas web o tratar de diferenciarte con formatos más innovadores (infografías, video currículos, etc.), aunque de estas opciones ya hablaremos en una próxima entrada. Ahora, nos vamos a centrar en el decálogo básico de buenas prácticas para la realización de un Currículum Vitae de éxito.

  1. Orden y limpieza. Una buena estructura facilita la lectura y permite que quien analiza los CV recibidos pueda realizar de forma más eficaz y eficiente su trabajo, lo que hará que su impresión hacia el documento, y por extensión a tu persona, sea más positiva. Intenta ser conciso (mejor una hoja de extensión que dos) y destaca aquellos aspectos más relevantes de tu perfil que encajen con la descripción de la oferta. Resulta muy útil disponer de diferentes modelos de CV en función del tipo de puesto.
  1. Presentación. Será la primera impresión que el reclutador obtenga de ti, y ya sabemos de su importancia, ¿verdad? Cuida hasta el último detalle, no permitas que existan errores como incoherencia en las fechas, falta de orden en la exposición,… y sobre todo ¡no cometas faltas de ortografía! No ofrecen una imagen positiva… Revísalo hasta que estés seguro, pide ayuda si lo ves necesario.
  1. Datos personales. Tu intención es que te conozcan y se pongan en contacto contigo, ¿no? Pues pónselo fácil, te interesa. Incluye siempre tus datos de contacto, teléfono, e-mail, lugar de residencia, perfiles profesionales de redes sociales,… Tu correo electrónico debe estar compuesto preferiblemente tu nombre y apellido y dar una imagen profesional. Si la que usas no cumple esta regla, crea una nueva, sólo tardarás unos minutos y tu imagen mejorará sensiblemente.
  1. Foto. La gran mayoría muestran una fotografía, de hecho, es una solicitud explícita en muchas de las ofertas de empleo de las empresas en el territorio nacional. No obstante, es posible que de cara a un futuro próximo, esto cambie, ya que en países como Reino Unido resulta desaconsejable o en Estados Unidos incluso ilegal, pues su cultura empresarial se focaliza en los logros y aptitudes, siendo el aspecto físico irrelevante. ¿Todos de acuerdo, verdad? Pues a día de hoy, en España te sigo recomendando que incluyas tu foto, eso sí, de tamaño carné y profesional, los selfies no siempre quedan bien.
  1. Cronología. Indica las fechas de inicio y fin en todas la información que aportes (estudios, experiencia profesional, apoyo a causas benéficas,…) de la forma más precisa posible. Es recomendable que el orden cronológico sea descendente, para que destaquen los datos más recientes.
  1. Experiencia profesional. Además de las fechas, el nombre de la empresa y el puesto desempeñado, es importante que añadas una descripción de las tareas realizadas, para mostrar todas tus habilidades.
  1. Formación académica. Mantendremos el orden cronológico descendente, para destacar tus estudios más recientes. Recuerda que debes ser claro y conciso, no cites títulos inferiores que se da por hecho que posees al citar alguno superior, ahorra ese espacio para otra información relevante. Indica siempre el nombre del centro en el que has cursado dichos estudios.
  1. Formación complementaria. Incluye sólo aquéllos que tengan más relevancia para el puesto de trabajo solicitado. En este apartado, es importante indicar el número de horas.
  1. Idiomas. En la medida de lo posible añade certificados oficiales, utiliza los estándares lingüísticos del MCER (A1, A2, B1, B2, C1, C2)
  1. Ofimática y herramientas TIC. Anota los programas que dominas. El uso de redes sociales y participación en blogs también puede ser un buen complemento para tu CV. Analiza siempre si te interesa, en función del puesto al que optas y el tipo de contenido que gestionas en la red.

 

Un último consejo antes de dejarte con la infografía resumen de este post: Nunca “titules” tu CV como Currículum Vitae, debería ser obvio que estamos ante uno.

 

 

Agradecemos la inestimable colaboración de Ana Vicente Guimeráns, experta en gestión de Recursos Humanos, ya que sin su ayuda, este post no hubiese sido posible. ¡Mil gracias!

 

Visto 5862 veces

Newsletter:

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo electrónico los mejores cursos del momento, contenidos exclusivos sobre formación y empleo,...¡y mucho más!
captcha 
Estoy de acuerdo con el Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos en las redes!

Ayúdanos a mejorar:

Ayúdanos a mejorar

Tenemos en el horno un montón de contenidos para nuestro Blog a puntito de salir, pero como nuestro objetivo es que tu experiencia sea lo más satisfactoria posible, nos gustaría saber sobre qué temáticas o contenidos te gustaría leer o qué tipo de contenido te resultaría más útil.

Rellenando esta breve encuesta, nos ayudarás a crear un espacio acorde con tus preferencias y las del resto de usuarios.