Mejora la gestión de residuos en casa

Teléfono900 100 957 | Whatsapp619 926 324

 

Mejora la gestión de residuos en casa

COMPARTIR
 
 
Valora este artículo
(1 Voto)
Escrito por Lunes, 20 Diciembre 2021 08:30
Categoría: Medioambiente

Cada año se genera en nuestro país una media de 475 kg de residuos sólidos urbanos por persona, cifra que tiende al alza si no se modifican los hábitos en los hogares. Sin embargo, la adquisición de buenas prácticas en la gestión de residuos domiciliarios es el primer paso para minimizar las grandes cantidades de residuos que se generan, lo que disminuirá nuestra huella ecológica.

En este artículo explicamos qué es la separación en origen, la recogida selectiva en fracciones y cómo puedes colaborar desde casa para conseguir una mayor eficiencia en la gestión de residuos.

¿Qué es la separación en origen de los residuos?

Es la primera clasificación de los residuos, la que tiene lugar en nuestros hogares y la primera etapa en el ciclo de gestión integral de los residuos. Por ello, es imprescindible que sepamos separar correctamente cada una de las fracciones, de este modo colaboramos a que el proceso de gestión comience eficientemente. 

En las casas, los residuos que se generan mayoritariamente son: restos orgánicos, envases ligeros, vidrio, papel, cartón y restos de residuos domiciliarios. Veamos qué se deposita exactamente en cada uno de los contenedores de recogida selectiva:

Restos orgánicos

Son los biorresiduos, es decir, restos de materia vegetal o animal (restos de comida, restos vegetales o de poda). Esta fracción orgánica no debe mezclarse con otros restos de residuos para poder destinarla al compostaje. 

Envases ligeros

Son envases con una baja relación peso/volumen y que han contenido productos alimentarios, de higiene o limpieza. Es importante no generalizar empleando el término "plásticos" para denominar a los envases ligeros. Solo se incluyen en este grupo los plásticos que han sido parte de un envase. Constituyen este grupo las botellas y botes de plástico, tetra bricks, latas, tapones, bolsas, film y papel de aluminio. 

Vidrio

Encontramos residuos de vidrio en las botellas y botes que han contenido alimentos. Debemos diferenciar correctamente el vidrio del cristal ya que no son el mismo producto y no pueden mezclarse en la separación en origen porque no pueden ser reciclados conjuntamente. Debemos evitar tirar los tapones de los envases de vidrio en este contenedor, deben ser retirados y depositados en el contenedor de envases ligeros.

Papel y cartón

Solo podremos incluir en este grupo los restos de papel y cartón limpios y secos, tales como: revistas, folletos, cartones que contuviesen alimentos...No se incluyen servilletas, cartones sucios con restos de comida o grasas porque no pueden ser reciclados. Deben ser siempre plegados para ocupar menor espacio y permitir un mayor depósito de estos residuos dentro del contenedor. 

Restos

Incluimos en esta fracción a aquellos residuos que obtenemos una vez que hemos separado las otras fracciones y obtenemos materiales valorizables que no se incluyen. Pueden ser materiales como: textiles sanitarios, restos de vajillas, colillas, etc. 

La recogida de estos residuos es competencia de las entidades locales, que instalan contenedores de recogida selectiva en los municipios. Veamos en qué consiste. 

 

¿Qué es la recogida selectiva en fracciones?

Consiste en la instalación de contenedores diferenciados por colores, en los que se depositarán los residuos previamente clasificados en las casas. 

Las diferentes fracciones que se separaron en los domicilios se depositarán de la siguiente forma:

Los restos orgánicos se depositan en el contenedor de materia orgánica (normalmente es de color marrón o anaranjado), los envases ligeros se depositan en el contendor amarillo, el vidrio en el contenedor tipo iglú de color verde, el papel y cartón en el contenedor azul y la fracción restos debe ser desechada en el contenedor de restos, que suele ser gris o verde oscuro. En muchos municipios no existen contenedores diferenciados para la fracción orgánica y la de restos, recogiéndose conjuntamente. Desde el punto de vista de la gestión de residuos es una práctica poco recomendable porque impide que la fracción orgánica pueda ser empleada en valorización material mediante su transformación a compost. 

Esta recogida selectiva ordinaria se complementa en muchos municipios con otras recogidas específicas de residuos voluminosos (como los muebles), pilas, textiles y aceites de cocina. 

 

Ahora que ya sabemos como realizar una correcta separación en origen y en qué contenedor depositarlas, es el momento de adquirir buenos hábitos en nuestras casas que fomenten la reducción de residuos y la contaminación ambiental. 

consejos para reducir residuos y mejorar el medioambiente

¿Cómo colaborar en la recogida de residuos desde casa?

Primeramente, debemos revisar nuestros hábitos para identificar qué acciones son susceptibles de mejora. Nuestra tendencia debe perseguir el principio de la economía circular, es decir, evitar que los productos se conviertan en residuos tras su uso incluyéndolos como materia prima para la elaboración de nuevos productos, ya sean de la misma naturaleza u otra diferente. Te proponemos las siguientes medidas para contribuir a una gestión sostenible de los residuos:

  • Separa correctamente en origen. Si tienes dudas, accede a nuestros cursos gratuitos especializados sobre la gestión de residuos
  • Usa bolsas de tela para hacer la compra y lleva contigo bolsas de red para comprar la fruta y verdura a granel.
  • Reutiliza los botes de vidrio para guardar alimentos y sustituye las fiambreras de plástico por estos envases. 
  • Evita el uso de utensilios de un solo uso, sustitúyelos por otros fabricados con bambú o caña de azúcar.
  • Nunca tires el aceite de cocina usado por el desagüe, debes depositarlo en los contenedores habilitados para la recogida de estos productos.
  • Tira los residuos peligrosos (pilas, baterías, aparatos electrónicos) en el punto limpio o contenedores habilitados, nunca en el contenedor de restos. 
  • Cambia las botellas de plástico por botellas de vidrio o de otros materiales como el aluminio o el acero inoxidable, ¡puedes rellenarlas cuantas veces quieras de líquidos calientes o fríos!.
  • Cambia el envío de la correspondencia a formato electrónico cuando sea posible, con ello colaboras a disminuir el uso de papel.
  • Evita el desperdicio de alimentos. Para ello, compra razonadamente los productos perecederos, o bien, recuerda congelar aquellos que no vas a consumir a corto plazo. 
  • Recuerda que los residuos orgánicos no deben tirarse en la montaña, la playa o los parques. A pesar de que son biodegradables, contaminan visualmente y fomentan que la fauna silvestres cambien sus hábitos de alimentación.

 

No olvides compartir estos conocimientos con tus allegados y aplicarlos en tu centro de trabajo. Si quieres ampliar tu formación en materia de residuos y sanidad, accede a nuestra oferta formativa

 acceso a curso online privado de gestión de residuos

 

 

 

 

 

Visto 1146 veces

Newsletter:

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo electrónico los mejores cursos del momento, contenidos exclusivos sobre formación y empleo,...¡y mucho más!
captcha 
He leído y Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos en las redes!