La empresa del siglo XXI | Noticias escuelas profesionales

La empresa del siglo XXI

Señala Peter Thomson, reputado analista y consultor británico del mundo del empleo, en un artículo realizado para FutureWork Forum (Nuevas formas de trabajar en la empresa del futuro), que las empresas utilizan medios propios del siglo XXI con estructuras organizativas jerarquizadas creadas en el siglo XIX. Varios son los elementos que nos hacen reflexionar sobre el estado actual de las empresas y existen motivos comunes que es necesario analizar.

Tecnología... ¿Se le saca el máximo partido?

Todos los avances tecnológicos nos dan la posibilidad de trabajar sin tener que desplazarnos a la oficina, de ir a reuniones al otro lado del mundo sin movernos de nuestra butaca o de comunicarnos con nuestros responsables sin tener que realizar ni una llamada. A pesar de eso, son muchas las empresas ancladas en el pasado que se resisten al cambio y exigen la presencialidad de sus empleados, los estrictos horarios y la ejecución de las tareas asignadas en presencia de sus superiores, aunque sea este un modelo que repercuta en la felicidad del asalariado, en la conciliación familiar y resulte más caro para la compañía.

¿Tiempo o rendimiento?

Desde siempre se ha tenido la idea por parte del empresario de que el empleado tiene que cumplir el horario asignado para rendir más y finalizar así con las tareas cotidianas. Poco a poco el modelo ha ido cambiando. Se habla ya de “trabajo inteligente” (del inglés Smart Working, ¿Qué es el trabajo inteligente?), modelo según el cual el trabajador es dueño de su tiempo y esclavo de su productividad, ya que gracias a los medios que dispone y sus competencias tecnológicas puede dedicar más o menos tiempo a sus obligaciones laborales a cambio de ofrecer un nivel de productividad acorde a lo que se espera de su capacidad. La consecución de objetivos supera a las horas trabajadas.

¿El empresario manda o delega?

Desde el siglo pasado, grandes pensadores de nuestro tiempo han llegado a la misma conclusión: si el empresario ordena, el trabajador cumple. Si el empresario delega y confía, el trabajador irá mucho más allá. El trabajo repetitivo y automático ya está en manos de los bits, chips, transistores y pantallas de última generación, el factor humano es valioso por aportar talento, sorpresa, diferencia.

¿Trabajador o empleado?

El modelo tradicional llevaba al empleado a su lugar de trabajo para realizar unas determinadas tareas a cambio de un salario que había acordado con el empresario. En el siglo XXI el dueño de una empresa ya no necesita un empleado, puede recurrir a un trabajador del otro lado del mundo que le cubra sus necesidades por un precio que acuerden entre ambos. Al margen quedan las legislaciones laborales, las condiciones de la oficina, los salarios mínimos...

Prepararse para todos estos nuevos modelos de gestión que han venido para quedarse es fundamental si no quieres quedarte atrás en tus aspiraciones por elegir un trabajo a tu medida. En Femxa Escuelas Profesionales disponemos de un amplio catálogo para que puedas elegir lo que más te guste.

¿Cuál es tu experiencia como trabajador? ¿Te has encontrado con alguna empresa “inteligente”? ¡Escribe tu opinión en nuestros Comentarios!

 

Logotipo Femxa Escuelas Profesionales

Nuestro compromiso:

Somos especialistas en formación orientada a la empleabilidad. Tenemos como objetivo ayudarte a conseguir tus metas profesionales con la mejor selección de cursos y las herramientas formativas que más éxito laboral pueden ofrecerte.

Contacto:

900 470 911

escuelasprofesionalesantimailspammer@cursosfemxa.es