Desaprender, ¿qué es y por qué es tan importante?

Teléfono900 100 957 | Whatsapp619 926 324

 

Desaprender, ¿qué es y por qué es tan importante?

COMPARTIR
 
 
Valora este artículo
(4 votos)
Escrito por Viernes, 07 Octubre 2022 08:30
Categoría: Estudia con nosotros

Explicado de un modo sencillo y superficial, podríamos decir que desaprender es una forma de mantener tus conocimientos actualizados, de desterrar aquellas competencias que ya no resultan útiles y dejar espacio para las nuevas habilidades requeridas.

Sin embargo, para ser sinceros, hemos de admitir que se trata de un proceso que va más allá de hacer meramente una “limpieza” en nuestra mente, pues requiere activar ciertos “mecanismos” internos y, la verdad, no es sencillo.  

Quédate a conocer en profundidad este proceso de gestión del cambio y averigua cómo llevarlo a la práctica.

Aprende a desaprender

Mientras que la RAE define “desaprender” como la acción de olvidar algo que se ha aprendido, en psicología se conoce este fenómeno como el esfuerzo consciente de abandonar los patrones conocidos, las convicciones y la zona de confort intelectual para abrirse a nuevas maneras de hacer las cosas.

Dicho de otro modo, se trata de desterrar el “así es como lo hago yo” y abrazar la posibilidad de que existan otras formas de alcanzar los mismos, o mejores, resultados.

procesos de desaprendizaje

¿Por qué es importante aprender a desaprender?

Abrir nuestra mente y buscar otras respuestas es clave para lograr avanzar. Dicho así suena a teoría de gurú de pacotilla, pero imagina por un momento que nadie hubiera pensado en diseñar otra forma de arar el campo o de realizar una operación de extracción de apéndice (bendita laparoscopia).

Los cambios y las mejoras de cualquier tipo y en cualquiera de los ámbitos existentes (personal, profesional, social…) requieren de un punto de inflexión en el que se ponga en duda el protocolo existente y se busque la manera de modificarlo.

Como habrás podido averiguar, no solamente las personas podemos desaprender, también las organizaciones deben hacerlo de vez en cuando para asegurarse de que el método de trabajo que emplean es el más adecuado.

 

Aprendiendo a desaprender, ¿por dónde empezar?

Antes de embarcarnos en la labor de exponerte los modos en los que debes enfrentarte a la ardua tarea de desaprender, nos gustaría explicarte que existen dos tipos de desaprendizaje: el desaprendizaje reflexivo y el desaprendizaje trivial.

El desaprendizaje reflexivo

Cuando hablamos de desaprendizaje reflexivo hacemos alusión a la aplicación de cambios profundos en la forma de ser de una persona o en los pilares identificativos de una organización.

Se trata de un proceso, o una serie de éstos, que requiere un gran esfuerzo y cuyo cambio, para ser mantenido en el tiempo, debe darse tras un análisis completo y una toma de decisiones en firme.

El desaprendizaje trivial

Este desaprendizaje es aquel que se realiza de un modo más superficial y que persigue la revisión de un aspecto concreto de nuestra forma de ver y afrontar la vida o de enfrentarse a un reto puntual de un negocio.

 

persona en proceso de desaprendizaje

 

El ciclo del desaprendizaje

El ciclo del desaprendizaje se compone por tres fases básicas:

Fase de análisis

La primera fase del proceso de desaprendizaje es, quizá, la más complicada ya que requiere la posesión de un ojo crítico y evaluador que ponga absolutamente todos nuestros conocimientos y procesos bajo la lupa.

Para comenzar, debes reunir todos aquellos elementos que te caracterizan: convicciones, conocimientos, creencias, hábitos, costumbres…

Fase de clasificación

Una vez concluido el punto inicial, debes identificar, clasificar y determinar cuáles serán los aspectos susceptibles de modificación. Debes tener en cuenta que no todos los elementos anteriormente reunidos serán válidos y que para establecer verdaderamente un cambio es imprescindible que reflexiones de forma consciente y sincera.

Quizá te parezca una tontería, pero, aunque no te lo creas, en este punto ya habrás recorrido un largo camino ya que, tendrás una conciencia sobre ti mismo que antes ignorabas y estará en tu mano cambiar aquellos aspectos susceptibles de mejora.

Fase de asimilación y cambio

Ha llegado el momento de tomar decisiones y establecer un plan que garantice que se produzca verdaderamente el proceso de cambio.

Para ello, es necesario que nos ocupemos de desaprender, pero también de reaprender, es decir, de actualizar nuestros conocimientos y paradigmas para lograr mejoras en nuestros resultados.

 

Como ya sabes, si necesitas aprender, o reaprender, puedes hacerlo a través de nuestra amplia oferta formativa. Nuestros cursos te ofrecen la oportunidad de crecer personal y profesionalmente con el apoyo continuo de tutores expertos que te acompañan en todo el proceso de aprendizaje.

Podrás elegir entre cursos en modalidad online con una plataforma disponible las 24 horas del día que te permitirá formarte desde dónde y cuándo quieras; o cursos en modalidad presencial, para que puedas acudir a un centro y reunirte con profesores y compañeros.

¿Te apuntas?

cartel de cursos femxa anunciando sus formaciones subvencionadas

 

Visto 437 veces