900 100 957 | 619 926 324

 

La importancia de la Gestión Ambiental

COMPARTIR
Valora este artículo
(8 votos)
Lunes, 29 Mayo 2017 10:30 Escrito por

 

La importancia de la gestión ambiental de un modo personal ha pasado de ser una actitud que muchas personas elegían a un comportamiento rutinario y obligatorio. ¿Recuerdas una época en la que solo había un tipo de contenedor por las calles? Ahora, hasta es raro no ver los 4 colores juntos (amarillo para el plástico, verde para el vidrio, azul para el papel y negro para lo orgánico).

Por eso, puedo decirte que el medioambiente forma parte de nuestras vidas, y las empresas no han sido menos en sumarse a este carro.

Dando más importancia a la gestión ambiental

Nuestra concienciación por cuidar el planeta en el que vivimos, mantener nuestro entorno libre de contaminación y velar por la sostenibilidad de nuestro ecosistema son valores en alza. Las empresas no viven al margen de esta realidad y los clientes y consumidores exigen también el mismo comportamiento en las empresas o marcas que compran: el cuidar del medio ambiente ha pasado de ser un añadido, a un aspecto indispensable y exigible.

Es aquí donde ganan fuerza las normas de los Sistemas de Gestión mediante la aplicación, por parte de los Organismos que los definen, del ciclo de mejora continua o PDCA en el que basan su existencia.

 

Ciclo de mejora continua para mejorar la importancia de la gestión ambiental

1. Plan (Planificar) Se analizan los puntos en los que es posible realizar mejoras y se marcan los objetivos deseados. En esta fase es importante recoger opiniones de las distintas personas o áreas involucradas para poder tener un panorama más amplio de las necesidades y propuestas. 

2. Do (Hacer) Se ponen en marcha las medidas adoptadas para implantar la mejoras propuestas. Cuando las acciones se aplicarán a gran escala (por ejemplo en grandes empresas), lo ideal es hacer pruebas piloto previamente a fin de corroborar que las medidas que se desean implementar son viables. 

3. Check (Controlar) Es el momento de comprobar que los cambios realizados dan sus frutos, si se alcanzan o no los objetivos marcados, así como también detectar posibles desviaciones en la aplicación del plan. Para controlar es necesario establecer parámetros y métricas adecuadas. 

4. Act (Actuar) Se trata de tomar las decisiones oportunas y si las cosas van según lo previsto implantar las medidas de forma definitiva o ver qué podemos hacer para encarrilar las cosas si el resultado no es el esperado. Y en este último caso, se debe repetir el proceso de estos cuatro pasos mencionados, hasta lograr el objetivo deseado. Cabe comentar que siempre es bueno tomar nota de los errores cometidos o resultantes, a fin de no volverlos a repetir a futuro.  

 

 

 

Este proceso es aplicable a cualquier proyecto de mejora de procesos como la gestión de la calidad o el medioambiente en las organizaciones empresariales. Como consecuencia de este hecho, la Organización Internacional de Normalización (ISO) aprobó en 2015 la norma referida a los sistemas de Gestión Medioambiental (ISO 14001:2015), que es la que actualmente se encuentra vigente. Mediante la implementación de diferentes ISO se pretende ayudar a las compañías a que estén al día con los cambios en la gestión medioambiental, ayudar en el ahorro energético, reducción de residuos, disminución del impacto ambiental que tiene el consumidor compulsivo, sutitución de los distintos tipos de combustibles fósiles (energía no renovable) por energías renovables, reducir la explotación indiscriminada, entre otras.  

Tal y como afirmó en el número de la revista ISOfocus de diciembre de 2015 el director de normalización de la British Standards Institution, Scott Steedman, "para sobrevivir y prosperar, las organizaciones necesitan convertirse en resistentes. Esto reside en la identificación de los cambios y sus riesgos asociados y las oportunidades tempranas, no importa de dónde provengan”.

 

Gestión Ambiental

 

Beneficios para la empresa

Dado lo mencionado anteriormente, podemos establecer 4 beneficios principales que obtendrás en tu empresa si pones foco un sistema de gestión ambiental empresarial.

1. Convertirse en organizaciones optimizadas

Si mejoras el desempeño ambiental, conseguirás una reducción de costes, ya que evitas el abuso de recursos naturales y ahorras, minimizas las emisiones y disminuyes la generación de residuos que pueden tener efectos nocivos sobre la capa de ozono y desestabilizar el efecto ivernadero. 

2. Mantener una reputación sólida y consolidada

Tener una Política de Gestión Ambiental en tu empresa hará mejorar la imagen corporativa ante consumidores y clientes, si eres una marca, o la sociedad en general. Esta imagen es un valor añadido, es decir, no solo contribuirás a cuidar tu entorno, sino que harás branding (imagen corporativa de marca).

3. Crear negocio

Como consecuencia de lo todo lo anterior, podrás crear negocio si llevas a cabo una política socialmente responsable con el medioambiente. Te diferenciarás de la competencia, podrás obtener ayudas económicas y te beneficiarás en los concursos públicos. En definitiva, crearás una ventaja competitiva única.

4. Mantener su compromiso con el futuro mediante un desarrollo sostenible

Al aumentar la calidad de estos procesos en la empresa, reducirás el impacto ambiental negativo de la misma y ayudarás a la creación de un desarrollo sostenible.

 

 

Así, el objetivo final de ISO es potenciar el equipo, en el que la existencia de la organización, el impacto ambiental y social de sus actividades, sus recursos, compromisos y rumbos, sean comunes y estén alineados con los objetivos del negocio. El objetivo final en sí es proteger el medio ambiente. 

Una vez que todo esto se ha implementado, es necesario contar con un sistema de control que garantice el obligado cumplimiento de estas normas medioambientales y, aquí, entran en juego las auditorías. Las auditorías medioambientales funcionan como las financieras en tanto que establecen si se ha alcanzado los objetivos, si se está llevando a cabo correctamente el proceso y, finalmente, si se pueden mejorar los logros y metas.

Estas auditorías, pueden provenir de la misma empresa o contratar a una compañía externa que sea la encargada de evaluar y examinar el departamento y la política ambiental llevada a cabo. Recuerda: el éxito de estas normas depende de la capacidad de las organizaciones y entidades de certificación por asumir los retos que las acompañan. 

¿En tu empresa aplicáis una Política de Gestión Ambiental? En Femxa contamos con contenedores de reciclaje y carteles que nos recuerdan apagar las luces, cerrar los grifos y mantener una temperatura adecuada en la oficina. Investiga cómo puedes mejorar la eficiencia energética (por ejemplo,  implementando otras fuentes de energía) y la gestión del agua en tu organización y... ¡Cuéntanos tu experiencia!

 

Visto 32780 veces