RSC, medioambiente y comunicación dentro de las empresas

Teléfono900 100 957 | Whatsapp619 926 324

 

RSC, medioambiente y comunicación dentro de las empresas

COMPARTIR
 
 
Valora este artículo
(1 Voto)
Escrito por Lunes, 03 Enero 2022 11:00
Categoría: Medioambiente

Las empresas conviven en la sociedad y forman parte de la misma, por tanto, deben ser conscientes del impacto que el desarrollo de su actividad provoca.

A todos estos deberes, que deben englobar los valores y objetivos de la empresa, se les denomina Responsabilidad Social Empresarial (RSE) o Corporativa (RSC). Un término que siempre ha tenido importancia a nivel interno, pero que cada vez más, influye a nivel externo llegando a condicionar las decisiones de compra y adquisición del consumidor.

El entorno de la Responsabilidad social Corporativa

El marketing, la publicidad y las relaciones comerciales han cambiado. Las nuevas tecnologías, unidas al auge de la presencia digital de las marcas, crean nuevos modelos de negocio y vías en las que empresas y consumidores se relacionan. Una situación que aumenta la existencia de competencia en el mercado y que ofrece al receptor, distintas opciones entre las que elegir. 

Al tener tanta variedad, el consumidor desarrolla una mentalidad más exigente y sus decisiones de compra pasan de ser impulsivas a estar bien meditadas. Para ello, se basan en la cultura y valores de la empresa y, en muchas ocasiones, en cómo contribuye esa marca a mejorar su entorno ¿qué está haciendo para que el mundo sea un lugar mejor?

 responsabilidad social corporativa estrategia verde

Stakeholders y relaciones comerciales

Los grupos de interés con los que se relaciona una empresa se denominan Stakeholders y pueden ser de muchos tipos, tanto a nivel interno como externo. Cuidar la RSC, ayuda a las empresas a establecer vínculos con sus clientes, proveedores y socios. Todo ello, repercute en una mejora de su situación económica y una percepción social más positiva. Las empresas que quieren empezar a trabajar este aspecto a nivel interno, deben comenzar por una propuesta sencilla pero imprescindible en cualquier proyecto: definir su Propuesta de Valor. Es decir, tener claro qué es aquello que les hace diferentes, les ayuda a destacar y, sobre todo, identificar los problemas y necesidades de su público objetivo y qué pueden hacer para darles una solución efectiva. 

 

La empresa debe identificar claramente a sus stakeholders, tanto a los internos que tienen un impacto directo, como a los externos que pueden afectarles de forma indirecta. Un buen plan de RSC, desarrollará políticas que los incluyan a todos. Una acción que servirá a corto plazo para las relaciones comerciales cotidianas, y que ayudará mucho a la hora de gestionar posibles crisis de marca. Cuánto más conozca una marca su sector y a las personas y grupos que forman parte del ecosistema en el que se mueven, mejor podrán adaptar sus productos y servicios a las necesidades existentes. Además, conseguirán que su branding mejore.

 responsabilidad social corporativa planificación de los objetivos de la empresa

¿Para qué sirve un Plan de Responsabilidad Social Corporativa?

La responsabilidad social debe ser un pilar fundamental a la hora de planificar la estrategia empresarial que recoge las implicaciones y obligaciones de la marca con su entorno. En el paradigma actual, no sólo influye en la visión de la empresa si no en la manera en la que se llegan a acuerdos comerciales y se cierran negocios con socios o inversores potenciales. 

 

Uno de los elementos que tienen en cuenta los consumidores, es la responsabilidad de una marca con el medioambiente. El calentamiento global, la contaminación y los plásticos que dañan los océanos se han convertido en un problema global en el que las empresas son agentes activos. Por ello, las compañías que son transparentes con sus políticas de reciclaje, tratan de reducir sus emisiones y apuestan por envases mucho más respetuosos con el ecosistema, emiten una imagen mucho más positiva a la sociedad.

 

¿Qué es la Cultura Empresarial Verde?

Es la relación sostenible y respetuosa de una empresa con su entorno. Términos como eco-friendly, orgánico o sustentable, que hace unos años pertenecían exclusivamente a proyectos dedicados a cuidar del medio ambiente, se han convertido en una necesidad y una prioridad para muchos proyectos que quieren dejar su impacto positivo en el entorno que les rodea. La preocupación por el mundo en el que vivimos no debe ser una vía para atraer clientes o apuntarse a una moda. Al contrario, es la base de una marca sólida y comprometida. Pero ¿cómo puede sumarse una empresa a la cultura empresarial verde evitando errores y críticas por parte de sus consumidores?

 responsabilidad social corporativa empresarial

 

El primer paso es conocer los conceptos básicos que componen una cultura empresarial y la relación que existe con la búsqueda de un desarrollo sostenible. La formación interna siempre es un elemento útil y necesario que permite a empleados y directivos mantenerse al día de las novedades en su sector. En este curso gratuito de Femxa, puedes entender mejor todos los elementos que influyen en la construcción de una cultura y valores de respeto medioambiental. Es una formación inicial de 1 hora de duración que ofrece alternativas eficaces para empezar a construir una imagen de marca verde que contribuya a hacer del mundo un lugar más sostenible. Además, incluye información sobre la importancia de la economía circular y los beneficios que puede aportar a tu empresa.

 acceso a curso libre y gratuito sobre medio ambiente

Objetivos del Plan de RSC

Los planes estratégicos de cualquier empresa deben tener en cuenta todos los elementos comentados y alinearse con los objetivos comerciales, económicos, sociales y medioambientales de la marca. Para ello es importante que sean:

  • Objetivos y realistas.

  • Comprensibles por todos los miembros de la empresa.

  • Que vayan de lo local a lo global con acciones concretas. 

  • Accesibles, que prime la transparencia de la empresa.

  • Alineados con los valores e intereses de la marca.

 

Una vez que dichos objetivos han sido desarrollados e implementados con éxito, hay que saber transmitirlos a cada uno de los grupos con los que la empresa tiene relación. Una comunicación clara, concisa y veraz, es la mejor carta de presentación para una empresa y la base para que su estrategia de marca funcione.

responsabilidad social corporativa comunicación interna

 

Visto 1392 veces

Newsletter

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo electrónico los mejores cursos del momento, contenidos exclusivos sobre formación y empleo,...¡y mucho más!
captcha 
He leído y Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos en las redes!