10 preguntas incómodas de una entrevista de trabajo

900 100 957 | 619 926 324

 

10 preguntas incómodas de una entrevista de trabajo

Valora este artículo
(0 votos)
Escrito por Lunes, 10 Junio 2019 08:30;
Categoría: Empleo;

El momento que puede declinar la balanza a tu favor o en contra a la hora de conseguir un empleo es la entrevista de trabajo. El importante número de desempleados hace que los reclutadores sean más incisivos en sus preguntas para seleccionar a la persona más adecuada entre la multitud de candidatos. Para causar una buena impresión y no ser presa de los nervios en los momentos incómodos, debes preparar la entrevista y cuidar al máximo todos los detalles.

 La base de cualquier entrevista en la primera impresión. Si ya has hecho tu matriz DAFO personal estás preparado para aplicar al puesto. Ya sea una entrevista por Skype o en persona, te recuerdo las reglas básicas que debes cumplir para empezar a crear un buen ambiente:

  • Ir bien arreglado: cuida la ropa que te pongas, pero sin perder tú estilo habitual. Si nunca llevas traje, no te lo pongas para la entrevista salvo que sea para un puesto importante. Opta por la sobriedad y la sencillez, pero sin perder tu esencia.
  • Ser puntual: llegar tarde es una falta de respeto y da una mala impresión sobre ti mismo. Piensa en el medio de transporte que vas a utilizar con antelación y calcula bien el tiempo que necesitarás para el desplazamiento hasta el lugar de la entrevista. No importa que llegues diez minutos antes, lo fundamental es que no te retrases.
  • Informarte antes sobre la empresa: debes averiguar en Internet a qué se dedica la compañía, qué servicios presta o qué productos vende, en qué sectores trabaja o quiénes son las empresas que forman parte de su competencia. Entérate de la cultura de empresa.
  • Estudiar nuestro CV: debes conocer al detalle tu currículum para poder exponerlo cuando te pregunten por tu formación y experiencia profesional. Ten clara tu trayectoria, logros y competencias. Adáptalo a las necesidades de la empresa y a su ámbito de actuación.

Una vez pasada la primera barrera, llega el turno de las preguntas. En este punto, en entrevistador puede optar por varias estrategias para crear el diálogo: te puede hacer preguntas directas, que le hagas un resumen de tu currículum o ponerte en situaciones reales del puesto al que aspiras (por ejemplo, cómo solucionarías un problema, o cómo atenderías a un cliente o una queja).

Si ha optado por la técnica de hacerte preguntas, atento a aquellas que pueden resultar tediosas o incómodas.

 

Las 10 preguntas más incómodas:

Para destacar sobre los demás candidatos, es fundamental preparar a conciencia la entrevista y estar prevenido ante determinado tipo de preguntas. Lo recomendable es tener en la recámara una respuesta a las cuestiones más controvertidas que suelen repetirse en la mayoría de pruebas. Vamos a ver cuáles son las 10 más comunes y cómo hay que actuar en cada caso:

1. ¿Por qué quieres cambiar de trabajo?:

Hay que dar una respuesta satisfactoria sin dar a entender que estás desesperado por un cambio de aires. Hablar de las ganas de asumir nuevos retos o las posibilidades de mejora profesional que ofrece la nueva empresa servirá para salir del paso. Nunca debes criticar a la anterior empresa. Ejemplo: "Agradezco todo lo que la empresa me dio, sin embargo, era momento de salir a buscar nuevas opciones".

2. ¿Por qué te despidieron de tu último trabajo?:

Debes argumentarlo bien para no ofrecer una imagen negativa tanto de ti mismo como de la empresa en cuestión. Es fundamental evitar la crítica, piensa que puede que algún día ellos sean tus ex jefes y no quieren saber que vas por ahí hablando mal de la empresa.  Nadie quiere en su negocio a alguien que no dudará en airear su descontento si se produce un despido. Ejemplo: "Al contratarme me dijeron que sería para una carga de trabajo. Aún así, creo que las dos partes quedamos satisfechos con la labor realizada".

3. ¿Cómo fue tu relación con tu anterior jefe y tus compañeros de trabajo?:

Esta pregunta trata de buscar incoherencias con lo que hayas podido responder respecto al cambio laboral o la salida de la anterior empresa. Enfócalo de manera positiva y muestra algunas de tus fortalezas, como por ejemplo, tu capacidad para trabajar en equipo, adaptarte a diferentes ambientes, trabajar bajo presión, etc. Ejemplo: "La relación con mi jefe anterior fue cordial, era una persona muy válida y aunque no tuviésemos la misma visión del negocio, trabajamos muy bien juntos".

4. ¿Por qué quieres trabajar en nuestra empresa?:

Aquí será necesario mostrar que conoces la empresa, sus valores, historia y objetivo. Evidentemente, la respuesta deberá centrarse en torno a la cultura de la empresa y los puntos más fuertes que hayas detectado. Ejemplo: "Me gustaría trabajar en una compañía como la vuestra con una cultura, producto y solidez que encajan en lo que estoy buscando".

5. ¿Cuáles son tus mayores logros?:

Es recomendable llevar preparada alguna respuesta que sirva para mostrar tu experiencia y las habilidades que quieres resaltar como creatividad, iniciativa o liderazgo. También puedes hablar sobre como tus expectativas laborales encajan en lo que ofrece el puesto de trabajo. Si tienes un portfolio o una página web en la que muestres lo que sabes hacer, es el momento de sacarla a relucir.

Ejemplo: "Destacaría mi creatividad, honestidad y tenacidad, cualidades que pienso que podrían funcionar en su modelo de negocio".

6. ¿Cuáles son tus mayores defectos?:

Ser demasiado perfeccionista o un adicto al trabajo son las respuestas más repetidas. Evita clichés, es decir, citar una cualidad positiva haciéndola pasar por negativa. Si tienes una, refuerza tu respuesta con algún ejemplo real para contrastarlo. Otra alternativa es mostrar tu alto nivel de exigencia con el propio trabajo. Ejemplo: "Soy enormemente impaciente. Espero que mis compañeros demuestren lo que saben hacer a la primera. Si fallan, tiendo a dejar de delegar y empezar a hacer todo por mí mismo".

7. ¿Cómo te ves dentro de cinco años?:

El reclutador busca saber cómo encaja la empresa dentro de tu plan de futuro. Hay que evitar respuestas tipo “aspiro a un puesto de dirección general”. Responde muy seguro de ti mismo y destacando las oportunidades de progreso que ofrece la compañía. Se todo lo sincero que puedas, pero sin llegar a perjudicarte. Ejemplo: "Aprendiendo cada día y desarrollando mi potencial profesional y humano en una empresa en crecimiento".

8. ¿Por qué deberíamos contratarte a ti y no a otro candidato?

Es el momento clave para triunfar. Te están preguntando por tu ‘eslogan’, en definitiva, por tu Marca Personal. Debes responder con firmeza y destacando tus puntos fuertes en conocimientos e idiomas, aptitudes o experiencia. Una buena estrategia es poner un ejemplo que sirva para ilustrar tus puntos fuertes. Ejemplo: "En la última empresa donde trabajé, tuve la oportunidad de dirigir el departamento comercial y aumentar sus ventas en un 12%…Soy una persona comprometida que se esfuerza por aportar su capacidad de trabajo y su ilusión".

9) ¿Cuáles son tus expectativas salariales?

Antes de la entrevista sería muy útil averiguar el rango salarial en el que se mueven los empleados de la compañía para ofrecer una cifra que esté dentro de la horquilla que ellos barajan. No es bueno decir un precio demasiado alto al igual que es malo decir uno demasiado bajo, ya que se puede traducir como infravaloración de tu propio trabajo y desempeño. Ejemplo: "Espero un salario acorde con mi aportación a la empresa y con mis responsabilidades, que en el actual mercado de trabajo estaría entre los 1.000-1.300 euros".

10) ¿Tienes alguna pregunta?

Es recomendable formular alguna cuestión para que noten interés. No debes abandonar la entrevista sin haber aclarado todas tus dudas. De igual forma hay cosas que no debemos preguntar, ya que es una primera toma de contacto. Cuestiones como si puedes trabajar desde casa o tener oficina propia quedan descartadas. Ejemplo: "¿Cuáles serán las responsabilidades que deberé asumir diariamente?".

 

Entrevista de trabajo

  

Un buen ejemplo de preguntas y respuestas frecuentes durante una entrevista lo encontrarás en este vídeo de Infoempleo:

Espero que con estos consejos ganes confianza en ti mismo ante preguntas y situaciones habituales. Hay una regla inamovible: nunca mientas. Lo esencial es ser honestos con nosotros mismos y con el entrevistador. Si ves alguna fisura en tu formación o crees que debes adaptarte a nuevas tecnologías, no esperes a que el entrevistador lo detecte, busca algún curso que complemente tu curriculum. A ti, ¿qué pregunta incómoda te han hecho en una entrevista de trabajo? Deja tu comentario smile

 

Visto 13778 veces

¡Compártelo!:

 
 
 
   

Newsletter:

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo electrónico los mejores cursos del momento, contenidos exclusivos sobre formación y empleo,...¡y mucho más!
captcha 
He leído y Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos en las redes!

Ayúdanos a mejorar:

Tenemos en el horno un montón de contenidos para nuestro Blog a puntito de salir, pero como nuestro objetivo es que tu experiencia sea lo más satisfactoria posible, nos gustaría saber sobre qué temáticas o contenidos te gustaría leer o qué tipo de contenido te resultaría más útil.

Rellenando esta breve encuesta, nos ayudarás a crear un espacio acorde con tus preferencias y las del resto de usuarios.