900 100 957 | 619 926 324

 

Cómo realizar una gestión sostenible de los residuos

COMPARTIR
Valora este artículo
(2 votos)
Lunes, 22 Enero 2024 10:00 Escrito por

El concepto de sostenibilidad está muy en boga, y tanto empresas como particulares debemos tenerlo en cuenta en nuestras acciones diarias. 

Los residuos de nuestras actividades son un problema medioambiental, pero que se puede gestionar buscando una gestión sostenible.

Este post apuesta por clarificar los conceptos presentes en una gestión empresarial o particular de los residuos desde un punto de vista sustentable.

Conceptos imprescindibles para la gestión de residuos

  1. Residuo: Un residuo es cualquier objeto, material o sustancia que su poseedor descarta, tiene la intención de descartar o está obligado a descartar. Los residuos pueden ser sólidos o líquidos y a menudo se clasifican según su origen (industrial, doméstico, comercial, etc.) o su peligrosidad (residuos peligrosos, no peligrosos, tóxicos, etc.). Un aspecto clave del concepto de residuo es que ya no tiene un propósito útil para el poseedor, lo que implica la necesidad de su disposición o tratamiento.

  2. Subproducto: Un subproducto es un material secundario producido en el proceso de fabricación de un producto principal. A diferencia de los residuos, los subproductos son útiles y tienen un valor económico. Pueden ser utilizados directamente o requieren procesamiento adicional para ser útiles. El concepto de subproducto implica que el material no es un desecho accidental, sino un resultado secundario que se anticipó y que tiene una aplicación o mercado. Un ejemplo común de subproducto es la glicerina producida durante la fabricación de biodiesel.

  3. Fin de la Condición de Residuo: Este concepto se refiere al punto en el proceso en el que un material deja de ser considerado un residuo y pasa a ser considerado como un producto o un subproducto. Esto puede ocurrir cuando un residuo ha sido procesado o reciclado de tal manera que cumple con ciertos criterios para su uso seguro y efectivo. El "fin de la condición de residuo" es un concepto legal y técnico importante en la gestión de residuos, ya que determina cuándo un material puede ser excluido de la regulación como residuo. Esto implica que el material ha alcanzado una calidad que lo hace adecuado para su uso en aplicaciones específicas sin impactos ambientales o de salud adversos.

En resumen, mientras que el "residuo" se refiere a materiales descartados sin un propósito útil inmediato, el "subproducto" es un material secundario valioso generado durante la producción, y el "fin de la condición de residuo" es un estado legal y técnico donde un material deja de ser considerado residuo y se convierte en un producto útil nuevamente.

Partiendo de estas ideas también debes saber qué es la separación en origen, la recogida selectiva en fracciones y cómo puedes colaborar desde casa para conseguir una mayor eficiencia en la gestión de residuos. Esto te lo contamos en otro post sobre mejorar la gestión de residuos de este mismo blog.

 

Joven con barba y chaleco verde en un saco de reciclaje lleno de botellas de vidrio

 

Obligaciones legales de los productores y gestores de residuos

Entender la documentación asociada con las obligaciones legales de los gestores de residuos es crucial para asegurar el cumplimiento ambiental y legal. Los documentos más importantes a manejar son:

Solicitud de Emisión de Residuos

Este es un documento mediante el cual una entidad solicita permiso a las autoridades competentes para generar residuos específicos. Generalmente, este documento debe incluir detalles sobre el tipo y la cantidad de residuos producidos, los métodos de tratamiento propuestos y las medidas de mitigación de impacto ambiental.

Autorizaciones

Son permisos oficiales emitidos por autoridades ambientales que permiten a una empresa o entidad gestionar residuos de cierto tipo y en cierta cantidad. Estas autorizaciones establecen condiciones específicas que el gestor de residuos debe cumplir para asegurar un manejo ambientalmente responsable.

Documentos de Notificación

Estos documentos se utilizan para informar a las autoridades competentes sobre actividades específicas relacionadas con los residuos, como su generación, transporte o disposición. La notificación suele ser un requisito previo para obtener las autorizaciones necesarias.

Notificaciones de Traslado

Estas notificaciones son específicas para el movimiento o traslado de residuos, especialmente residuos peligrosos, de un lugar a otro. Incluyen detalles como el origen, destino, cantidad de residuos, y métodos de transporte y manejo.

Documentos de Control y Seguimiento

Estos documentos se utilizan para registrar y controlar el manejo de los residuos. Incluyen detalles como la cantidad de residuo generada, tratada, reciclada o dispuesta, así como información sobre cualquier incidente o desviación de los procedimientos establecidos.

Declaración Anual de Residuos Peligrosos

Esta declaración es un informe que los generadores de residuos peligrosos deben presentar anualmente. Incluye información detallada sobre los tipos, cantidades y métodos de gestión de los residuos peligrosos generados en ese año.

Mantenimiento del Libro de Registro

Se refiere a la obligación de llevar un registro detallado de todas las actividades relacionadas con los residuos. Este libro suele incluir información sobre la generación, almacenamiento, transporte, tratamiento y disposición de los residuos.

Planes de Minimización de Residuos

Estos planes son estrategias desarrolladas por los generadores de residuos para reducir la cantidad y peligrosidad de los residuos generados. Incluyen medidas como la optimización de procesos, el reciclaje y la reutilización, y a menudo son parte de los requisitos para obtener autorizaciones ambientales.

Cada país o región puede tener requisitos específicos y nombres diferentes para estos documentos, pero en general, todos tienen el objetivo de asegurar un manejo responsable y conforme a la ley de los residuos, protegiendo así el medio ambiente y la salud pública.

 mujer joven con una caja de cartón con ropa para reutilizar

Diferencias entre Reutilización y Reciclaje

La reutilización y el reciclaje son dos estrategias clave en la gestión de residuos y la sostenibilidad ambiental, pero tienen diferencias significativas en cuanto a sus procesos y resultados:

Reutilización

La reutilización implica volver a usar un producto o material en su forma actual o con mínimas modificaciones. El objetivo es prolongar la vida útil del producto.

  • Proceso: No requiere un proceso de transformación significativo. Por ejemplo, reutilizar una botella de vidrio para almacenar alimentos o utilizar ropa de segunda mano.
  • Beneficios: Reduce la necesidad de producir nuevos productos, lo que ahorra recursos y energía. También disminuye la cantidad de residuos que necesitan ser gestionados.
  • Ejemplos: Usar envases de alimentos como contenedores de almacenamiento, donar ropa y muebles, o reutilizar bolsas de compras.

 

Reciclaje

 El reciclaje implica convertir residuos en nuevos materiales o productos. Es un proceso de transformación que cambia la forma física o química del material.

  • Proceso: Incluye la recolección y procesamiento de residuos, su clasificación y su transformación en nuevos materiales o productos. Por ejemplo, el reciclaje de botellas de plástico para producir fibras textiles.
  • Beneficios: Reduce la necesidad de extraer y procesar materias primas, lo que puede disminuir la contaminación y el uso de energía. También contribuye a reducir la cantidad de residuos en vertederos y en el medio ambiente.
  • Ejemplos: Convertir papel usado en papel reciclado, fundir latas de aluminio para fabricar nuevas latas, o procesar botellas de plástico para crear componentes de plástico reciclado.

En resumen, la reutilización se centra en extender el uso de un producto en su forma actual o con mínimas alteraciones, mientras que el reciclaje implica procesar los materiales desechados para crear nuevos productos o materiales. Ambas prácticas son fundamentales para reducir el impacto ambiental, pero la reutilización a menudo es vista como más eficiente desde el punto de vista de la conservación de energía y recursos, ya que evita el proceso de reciclaje, que puede ser intensivo en energía y recursos.

 

 

Aprender a contribuir a una gestión inteligente, responsable y sostenible de los residuos es fundamental en ciertas industrias, como la de agua y energía, la industria química, o el propio sector de servicios medioambientales. Si quieres progresar profesionalmente en estos sectores te recomendamos que amplíes tu formación sobre gestión y sostenibilidad, y para ello lo ideal es cursar la formación gratuita online "Gestión sostenible de los residuos".

 

cartel anunciador del curso de gestión sostenible de los recursos, se ve un logotipo de ecología y reciclaje

Visto 551 veces