900 100 957 | 619 926 324

 

Qué es el design thinking

COMPARTIR
Valora este artículo
(1 Voto)
Viernes, 15 Marzo 2024 11:00 Escrito por

El Design Thinking es una metodología centrada en el ser humano que aborda problemas complejos de una manera iterativa, empática y creativa.

A diferencia de los métodos tradicionales de resolución de problemas, que suelen empezar con un conjunto definido de criterios y se dirigen hacia una solución fija, el Design Thinking comienza con la observación de las necesidades, comportamientos y emociones de las personas. La clave de este enfoque es comprender al usuario final, sus desafíos y lo que realmente valora.

¿Qué es el Design Thinking y para qué sirve?

El pensamiento de diseño es una metodología creativa de resolución de problemas que da prioridad a la comprensión de las necesidades y perspectivas de los usuarios para desarrollar soluciones innovadoras y eficaces. Al sumergirse en las experiencias de los usuarios, el pensamiento de diseño pretende descubrir perspectivas que los enfoques tradicionales de resolución de problemas pueden pasar por alto. Este enfoque centrado en el ser humano permite a los diseñadores empatizar con los usuarios finales y diseñar soluciones que realmente resuenen con sus deseos y retos. Mediante la iteración y las pruebas, el pensamiento de diseño fomenta un ciclo continuo de mejora, garantizando que el producto final satisfaga eficazmente las necesidades de los usuarios.

En esencia, el pensamiento de diseño es un proceso estratégico que fomenta la colaboración, la experimentación y la iteración para abordar problemas complejos. Al hacer hincapié en la empatía y en el diseño centrado en el usuario, esta metodología permite a los diseñadores comprender en profundidad el contexto en el que se plantean los retos. Al replantear los problemas a través de la lente de los usuarios finales, el pensamiento de diseño promueve la creación de soluciones que no sólo son funcionales, sino también emocionalmente resonantes. Este enfoque es especialmente valioso en el mercado actual, de ritmo rápido y centrado en el usuario, en el que las empresas deben innovar continuamente para seguir siendo competitivas.

 Grupo de personas trabajando en una mesa con elementos inspiradores de Design Thinking

¿Cómo se realiza el proceso de Design Thinking?

La esencia del Design Thinking radica en cinco fases interconectadas: Empatizar, Definir, Idear, Prototipar y Probar. Aunque se presentan de manera secuencial, en la práctica, el proceso no es lineal. Los equipos pueden moverse hacia adelante y hacia atrás entre las etapas, aprendiendo y refinando a medida que obtienen más información y feedback.

Empatizar

Esta etapa implica investigar y entender las experiencias y motivaciones de los usuarios, para comprender sus necesidades, problemas y puntos de vista. La empatía permite a los diseñadores ponerse en los zapatos de los usuarios y obtener una comprensión profunda de los usuarios y el contexto en el que operan.

Definir

Después de recopilar suficiente información, se sintetiza para crear una declaración clara del problema a resolver. Esta etapa ayuda a establecer un enfoque claro y dirigido para el proceso de diseño, asegurando que el equipo esté alineado y entendiendo el problema desde la perspectiva del usuario.

Idear

En esta etapa, se generan una amplia variedad de ideas y soluciones posibles al problema definido. La idea es fomentar el pensamiento lateral y la creatividad, y producir una amplia gama de posibles soluciones sin limitaciones. La lluvia de ideas y otras técnicas creativas suelen ser herramientas útiles en esta fase.

Prototipar

Los conceptos y las ideas seleccionadas se convierten en prototipos tangibles. Estos prototipos no necesitan ser perfectos; el objetivo es hacer que las ideas sean tangibles para explorar cómo funcionan en el mundo real y para recibir retroalimentación. Los prototipos pueden ser cualquier cosa, desde dibujos y maquetas hasta versiones funcionales más desarrolladas de la solución propuesta.

Probar

En esta etapa, los prototipos se prueban con usuarios reales para obtener retroalimentación y entender cómo se desempeñan en situaciones reales. Esta retroalimentación es crucial para aprender qué funciona y qué no, y para comprender mejor las necesidades y deseos de los usuarios. Basándose en los resultados, los diseños pueden ser iterados, refinados, o incluso rediseñados desde cero.

Implementar

Esta es la fase final donde la solución diseñada se implementa a mayor escala. Sin embargo, el pensamiento de diseño ve la implementación no como el final, sino como un paso en un proceso continuo. Incluso después de la implementación, es importante seguir recopilando retroalimentación y mejorar la solución.

 

El pensamiento de diseño se aplica en una variedad de campos y no está limitado solo al diseño de productos; se utiliza en la creación de servicios, procesos, eventos y en la resolución de problemas no relacionados con el diseño. Es una metodología versátil y adaptable que fomenta la innovación y la creatividad.

 

Ejemplos de aplicación de Design Thinking en varios sectores

Sector de la Salud

En el sector de la salud, el Design Thinking se ha utilizado para mejorar la experiencia del paciente y la eficiencia operativa. Por ejemplo, hospitales y clínicas han rediseñado sus espacios físicos y flujos de trabajo para reducir la ansiedad de los pacientes y aumentar la eficiencia del personal médico.

Un caso notable es el de un hospital que reorganizó su sala de emergencias para hacerla más acogedora y menos intimidante, lo que resultó en tiempos de espera más cortos y una mayor satisfacción del paciente. Además, se han desarrollado soluciones más personalizadas para el tratamiento y seguimiento de pacientes, como aplicaciones móviles que permiten a los usuarios gestionar su propia salud de manera más efectiva.

Educación

En el ámbito educativo, el Design Thinking ha sido empleado para rediseñar currículos y crear ambientes de aprendizaje más interactivos y centrados en el estudiante.

Un ejemplo de esto es una escuela que reestructuró su espacio de aula para promover el aprendizaje colaborativo y la creatividad, reemplazando las filas tradicionales de pupitres con áreas modulares que se pueden reconfigurar para diferentes actividades. Otra aplicación ha sido el desarrollo de programas educativos que se adaptan a diferentes estilos de aprendizaje, permitiendo que los estudiantes exploren sus intereses y aprendan a su propio ritmo.

Sector Financiero

El Design Thinking también ha encontrado aplicación en el sector financiero para mejorar la experiencia del cliente y desarrollar nuevos productos y servicios.

Bancos y instituciones financieras han rediseñado sus aplicaciones móviles y sitios web para hacerlos más intuitivos y fáciles de usar, basándose en una profunda comprensión de las necesidades y comportamientos de sus usuarios. Además, han creado nuevos servicios, como asesoramiento financiero personalizado y herramientas de gestión de finanzas personales, que ayudan a los clientes a tomar mejores decisiones sobre su dinero.

Sector Público

En el sector público, el Design Thinking ha sido utilizado para mejorar los servicios gubernamentales y la participación ciudadana. Por ejemplo, agencias gubernamentales han rediseñado sus procesos de solicitud y entrega de servicios para hacerlos más accesibles y eficientes para los ciudadanos. También se han desarrollado plataformas digitales que facilitan la interacción entre el gobierno y los ciudadanos, permitiendo una comunicación más fluida y una mayor transparencia.

Innovación Social

En el campo de la innovación social, el Design Thinking se ha utilizado para abordar problemas complejos como la pobreza, el hambre y el cambio climático. Organizaciones no gubernamentales y grupos de activistas han empleado esta metodología para desarrollar soluciones sostenibles y centradas en la comunidad. Un ejemplo es el desarrollo de sistemas de agua potable de bajo costo para comunidades sin acceso a agua limpia, diseñados con la participación activa de los residentes locales.

Estos ejemplos demuestran la versatilidad y el poder del Design Thinking para abordar desafíos en una amplia gama de sectores, siempre poniendo a las personas en el centro de la solución.

 personas trabajando ideas con post-it en una mampara de cristal aplicando Design Thinking

Ejemplo práctico de aplicación de la metodología Design Thinking en la gestión de la formación.

La aplicación del Design Thinking en la gestión de la formación implica adoptar un enfoque centrado en el usuario para diseñar, implementar y mejorar programas de capacitación y desarrollo educativo.

1. Identificación de Necesidades y Objetivos (Empatizar y Definir):

  • Empatizar: Realiza entrevistas, encuestas y sesiones de observación con el alumnado potencial y los instructores para comprender sus necesidades, desafíos y expectativas. Esto puede incluir comprender sus estilos de aprendizaje, sus motivaciones para la formación y las barreras que enfrentan.

  • Definir: Sintetiza las perspectivas recopiladas para identificar los problemas clave y las oportunidades de mejora. Define los objetivos de aprendizaje claros y específicos que se alineen con las necesidades y objetivos de los alumnos y de la organización.

2. Diseño del Programa de Formación (Idear y Prototipar):

  • Idear: Organiza sesiones de lluvia de ideas con un equipo diverso (incluyendo diseñadores educativos, instructores, y representantes de alumnos) para generar ideas para el contenido del curso, métodos de entrega, y estrategias de participación. Fomenta un ambiente donde todas las ideas son bienvenidas y consideradas.

  • Prototipar: Desarrolla prototipos de los componentes del programa de formación, como módulos de aprendizaje, actividades interactivas, y materiales de apoyo. Estos prototipos no tienen que ser perfectos; su objetivo es materializar las ideas para que puedan ser evaluadas y refinadas.

3. Implementación y Evaluación (Probar):

  • Probar: Implementa una versión piloto del programa de formación con un grupo pequeño de alumnos. Observa y recopila feedback sobre la eficacia del contenido, la interacción del usuario con el material, y la facilidad de comprensión. Es importante estar abierto al feedback y estar preparado para hacer ajustes.

  • Iteración: Usa los comentarios y los datos recogidos durante la fase de prueba para iterar y mejorar el programa. Esto puede implicar ajustar los objetivos de aprendizaje, modificar los materiales o cambiar las metodologías de enseñanza. El proceso de Design Thinking es iterativo, lo que significa que puede volver a las etapas anteriores según sea necesario para refinar y mejorar el programa de formación.

4. Escalado y Mantenimiento:

Una vez que el programa de formación ha sido optimizado y validado, se puede escalar para incluir a más aprendices o adaptarse a diferentes contextos o necesidades de formación. Sin embargo, el proceso no termina con la implementación; el monitoreo continuo y la actualización del programa son esenciales para asegurar que siga siendo relevante y efectivo.

Al aplicar el Design Thinking en la gestión de la formación, las organizaciones pueden crear programas más efectivos, atractivos y centrados en el alumnado que responden a sus necesidades reales. Además, fomenta la innovación y la colaboración entre todos los stakeholders implicados en el proceso de formación.

 

Porqué es importante el Design Thinking

Más que un simple conjunto de pasos, el Design Thinking es una mentalidad que pone a las personas en el centro de desarrollo de productos, servicios y procesos. Al aplicar este enfoque, las organizaciones pueden desarrollar soluciones más innovadoras y efectivas que realmente satisfacen las necesidades de sus usuarios. Además, fomenta un ambiente de colaboración y experimentación, donde el fracaso se ve como una oportunidad de aprendizaje.

Desde mejorar la experiencia del cliente hasta transformar sistemas educativos y abordar problemas sociales complejos, el Design Thinking se ha aplicado en una amplia variedad de contextos. Su versatilidad y enfoque centrado en el ser humano lo hacen imprescindible para cualquiera que busque abordar problemas de manera creativa y efectiva.

En conclusión, el Design Thinking nos enseña que para encontrar soluciones verdaderamente innovadoras, debemos empezar por entender y apreciar las perspectivas humanas. En un mundo donde los desafíos se vuelven cada vez más complejos, este enfoque centrado en el ser humano ofrece una luz de esperanza y una nueva forma de pensar y resolver problemas. En este contexto te animamos a formarte en esta metodología para crear soluciones innovadoras y creativas para tu empresa o proyecto personal.

 

Cartel del curso online privado bonificable sobre design thinking, certificado por la universidad Nebrija

 

 

 

Visto 985 veces