El plan de Igualdad es la herramienta que nos guía hacia la consecución de un clima laboral óptimo

900 100 957 | 619 926 324

 

"El plan de Igualdad es la herramienta que nos guía hacia la consecución de un clima laboral óptimo"

Valora este artículo
(1 Voto)
Escrito por Lunes, 20 Enero 2020 09:59;
Categoría: Entrevistas;

Queremos agradecer a las 600.000 visitas de este blog durante 2019 la confianza depositada y la buena acogida de todas nuestras entrevistas. Hasta ahora nuestros encuentros cara a cara estaban centrados en la educación y en las repercusiones de las tendencias educativas en nuestra oferta de cursos. 

A lo largo de varios meses hemos ido componiendo una amalgama de opiniones en torno al elearning, las redes sociales y las metodologías didácticas, que, unidas a las tendencias educativas conformaban nuestras prioridades a la hora de diseñar nuevas acciones formativas e implantar mejoras en su impartición. Desde hoy ampliamos nuestro interés a nuevas temáticas, como la Igualdad de Género.

Para 2020 nos hemos propuesto seguir la senda marcada, pero abrir las entrevistas a nuevas temáticas, personas y a aspectos que intervienen en la formación de manera indirecta. Nos proponemos saber más factores transversales, pero vitales para cualquier empresa, como la igualdad de oportunidades o la gestión de la calidad, de sectores productivos poco conocidos o sobre instituciones que apenas conocemos, pero que garantizan que perdure la formación para el empleo, gratuita y de calidad.

Hoy empezamos esta nueva andadura con el trasfondo de la igualdad de Género. En Grupo Femxa estamos en pleno proceso de cambio interno, redactando un nuevo plan de igualdad que mejorará el plan anterior y será el marco de relaciones laborales igualitarias para los próximos años.

Para poder comentar con propiedad todo este proceso de mejora continua que vivimos hemos decidido hablar con Eva Padilla. Tinerfeña, consultora en igualdad de género y también formadora. Hemos querido contar con ella por sus años de experiencia en la redacción de planes de igualdad y en la divulgación social de esta temática, pero también por su cercanía laboral. Eva colabora con Grupo Femxa tutorizando acciones online desde Canarias y es el vivo ejemplo de que no hay distancias con tecnología y buen hacer profesional

Empezamos con un afectuoso saludo y empezando por la parte más general de su trabajo, Eva:

¿Cuál es la situación actual de la igualdad de género en las empresas españolas?

La LO 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad efectiva de mujeres y hombres creó la obligatoriedad de los Planes de Igualdad en las empresas de más de 250 personas en plantilla. Los años posteriores fueron lentos en cuanto a la implementación de dichos planes, sobre todo por falta de recursos, personal especializado y, sobre todo, resistencia al cambio. Además de poca predisposición política. Actualmente, las empresas son conscientes de la importancia de crear un clima laboral adecuado y en armonía para motivar la productividad, pero todavía no son conscientes que eso pasa por facilitar la igualdad efectiva entre sus empleadas y empleados. Hablo de erradicar la brecha salarial, posibilitar la conciliación y crear una cultura de reivindicación de derechos humanos; porque no se trata más que de eso: derecho a ser tratadas en igualdad de oportunidades. El Real Decreto 6/2019 de medidas urgentes, pretende dar el pistoletazo de salida a una serie de medidas que van a impulsar esas acciones a nivel laboral. Por ejemplo, igualando los permisos de paternidad y maternidad. Que ya no dejen de contratarme porque estoy en edad de quedarme embarazada, o porque lo estoy en ese momento o incluso porque tengo hijo/as a mi cargo.

¿Qué elementos debemos tener en cuenta los ciudadanos para promover la igualdad?

Lo más importante es ser conscientes de que hablamos de derechos humanos. Igualdad de condiciones, igualdad de oportunidades. No es una lucha de un sexo contra el otro. Es la conciencia abierta de que hemos vivido y vivimos en un sistema patriarcal, con una desigualdad entre hombres y mujeres estructural. Nos han educado a unas y a otros a cumplir estereotipos, que, en el caso de las mujeres, nos han perjudicado mucho, en nuestra libertad de decidir, en la inserción al mundo laboral, en la ostentación de cargos de poder, etc.

¿Por qué una organización debe redactar un plan de igualdad?

Es la herramienta básica para poder seguir una hoja de ruta que nos guíe hacia la consecución de un clima laboral óptimo en una empresa. Si hay igualdad de condiciones entre unas y otros hay motivación y con la motivación llega la mejor y mayor productividad.

¿Cómo podemos evaluar si la organización en la que trabajamos es igualitaria?

Hay muchos indicadores:

¿cuántas mujeres y hombres trabajan en tu empresa?
¿cómo son los salarios?
¿existen pluses?
¿en qué puestos y quiénes ostentan esos pluses mayoritariamente, hombres o mujeres?
¿las reuniones de trabajo propician la conciliación familiar?
¿quiénes son nombrados para los cargos directivos?
¿quiénes los nombran?
¿cuántas mujeres son directoras en tu empresa o jefas?
¿en caso de acoso sexual, tiene tu empresa un protocolo?

Por eso es tan importante un Plan de Igualdad. Porque después de un riguroso y profundo diagnóstico, se comienza a plasmar los ejes con sus acciones de las medidas necesarias para luchar contra las desigualdades; que muchas veces ni nos hemos dado cuenta de que existen, porque siempre ha sido así y lo hemos normalizado.

 ¿Qué importancia tiene el lenguaje inclusivo en hacer entender la problemática de la igualdad de género?

Bueno, el lenguaje es primordial. La palabra tiene mucho poder. Lo que no se nombra no existe; y lo que se nombra mal crea actitudes y forja conductas perniciosas. Las mujeres queremos ser nombradas; las niñas también. Tenemos muchos ejemplos y experiencias, en los colegios donde mi asociación imparte talleres de sensibilización, vemos que las niñas se enfadan porque no son nombradas. Los niños y las niñas pueden ahora salir al recreo. Los niños y las niñas que quieran pasar al comedor ya pueden hacerlo…etc. Etc. No es tan difícil. Además, el castellano tiene muchas palabras que nos incluyen: empresariado, plantilla, funcionariado, profesorado, alumnado…por qué no usarlas. Hay mucho que hablar sobre lenguaje inclusivo, y no debemos quedarnos en la estupidez, de que siempre ha sido así y si digo las Edades del Hombre, ya se entiende que también incluyo a las mujeres. O que desdoblar las palabras para nombrar a ellas y ellos es una pérdida de tiempo. Pues no. El lenguaje es dinámico y una lengua avanza y se desarrolla, al igual que el ser humano; así que avancemos y nombremos a las niñas y a las mujeres en nuestro lenguaje. Porque queremos ser nombradas. Existimos y tenemos identidad propia.

Eva Padilla en el congreso Trainers for the future hablando de Igualdad

 ¿En qué aspectos podemos saber que se ha avanzado en cuanto a igualdad en España en los últimos años?

Se ha avanzado muchísimo. Y si no, pensemos en la vida de nuestras madres y abuelas. Antes, si podía estudiar alguien en la familia lo hacía el chico. La mujer no tenía la patria potestad de sus hijos, no podías abrir una cuenta corriente sola y, sobre todo, no era libre para elegir la maternidad. En cuanto al mundo laboral, cuántos oficios y profesiones estaban vetados a las mujeres: pilotos, fuerzas armadas, minería…Hemos avanzado mucho. Hoy podemos elegir qué estudiar y a qué dedicarnos. Podemos elegir ser madres o no. Divorciarnos. Y tantas otras cosas. Pero no debemos olvidar que las mujeres hemos avanzado muchísimo porque hemos hecho los deberes. Hemos estudiado para ser las mejores y estar altamente cualificadas, compaginamos la vida familiar con la laboral y eso nos ha traído un cansancio mental y físico que se traduce en enfermedades y malestar. Porque obviamente no somos superwomen; los hombres, en su gran mayoría, no han hecho su tarea. Ahora les toca a ustedes. Deben entrar en el mundo de los cuidados. La corresponsabilidad es básica y urgente. No tienen que ayudarnos. Tienen que ser responsables de sus hijos y de sus mayores, por lo menos al mismo nivel que las mujeres llevamos haciendo siglos y siglos. Y esta mentalidad no es fácil de cambiar. Se necesita de mucha conciencia y generosidad por parte de nuestros compañeros varones.

¿Se nota desigualdad en el ámbito formativo?

No especialmente. No más que en otro ámbito. Yo llevo 10 años formando a personas en la enseñanza no reglada. Personas adultas. Es cierto que en mis aulas hay más mujeres que hombres normalmente. Pero el ímpetu de las mujeres por formarse y tener una cualificación profesional para así conseguir su independencia económica y un puesto de trabajo digno y bien remunerado, ese ímpetu y motivación es de alabar. A mi me cautivan porque esas ganas que irradian no son las mismas que los varones que puedan estar en la misma aula.

 

Gracias a Eva Padilla por su colaboración, estamos seguros que ahora todos tenemos una visión más amplia de lo que supone la igualdad de género, sus implicaciones en las empresas y la necesidad de implantar planes de igualdad en los procesos de gestión interna de cualquier organización, además de estar más formados en todos los ámbitos que impliquen relaciones profesionales.

 

Foto de portada:Congreso Trainers for the future

Visto 987 veces

¡Compártelo!:

 
 
   

Newsletter:

Suscríbete a nuestra newsletter y recibe en tu correo electrónico los mejores cursos del momento, contenidos exclusivos sobre formación y empleo,...¡y mucho más!
captcha 
Estoy de acuerdo con el Acepto la Política de Privacidad

¡Síguenos en las redes!

Ayúdanos a mejorar:

Tenemos en el horno un montón de contenidos para nuestro Blog a puntito de salir, pero como nuestro objetivo es que tu experiencia sea lo más satisfactoria posible, nos gustaría saber sobre qué temáticas o contenidos te gustaría leer o qué tipo de contenido te resultaría más útil.

Rellenando esta breve encuesta, nos ayudarás a crear un espacio acorde con tus preferencias y las del resto de usuarios.